El coordinador de la búsqueda de la nave, sin embargo, dijo que está convencido que el Boeing cayó en el Océano Índico, junto a las costas de Australia.

El coordinador de las operaciones de búsqueda del avión de Malaysia Airlines con 239 personas a bordo, Angus Houston, ordenó un nuevo examen “amplio y robusto” de todos los datos sobre el trágico vuelo MH370 desaparecido el pasado 8 de marzo.

Houston observó sin embargo que un análisis atento de las informaciones recogidas hasta ahora, y un amplia gama de opiniones de especialistas internacionales, lo convencieron de que el avión cayó en el Océano Índico junto a las costas de Australia occidental.

Si bien se sugirió que los datos analizados por el coloso de las comunicaciones Inmarsat sobre siete débiles señales recogidas por sus satélites podrían haberse interpretado en forma errónea, Houston dijo que “los datos y la técnica usados por Inmarsat fueron reexaminados en forma independiente por varias organizaciones en Estados Unidos y Gran Bretaña, así como la Organización de Ciencia y Tecnología de la Defensa australiana”.

Mientras tanto, siguen las búsquedas del submarino telecomandado Bluefin-21 de la Marina estadounidense en el fondo del océano, con apoyo de naves australianas y chinas.