En un documento, el gobierno de José Mujica advirtió que “incide negativamente en el Atlántico Sur como zona de paz y cooperación”.

El gobierno de Uruguay definió la presencia británica en las Islas Malvinas como una “amenaza latente” a la paz de la región, según un documento del Ministerio de Defensa del vecino país.

El gobierno de José Mujica aprobó una nueva política de defensa nacional según la cual la presencia de potencias extraregionales en el área “inciden negativamente en el Atlántico Sur como zona de paz”.

El documento, de 42 páginas, identifica como una “amenaza latente la situación particular que se manifiesta en las Islas Malvinas, por la presencia de potencias extraregionales y que inciden negativamente en el Atlántico Sur como zona de paz y cooperación”, publicó hoy el diario La República.

Bajo el título “Un Uruguay integrado a la región y abierto al mundo”, el texto sostiene que el enclave colonial en el Atlántico Sur “afecta la zona oceánica donde naturalmente se producen las comunicaciones y la actividad económica marítima del país”.

Por otro lado, el Ministerio de Defensa uruguayo advirtió sobre el “agravamiento de posibles conflictos fronterizos entre países de la región”, lo que “genera carreras armamentísticas contrarias al desarrollo y pone en peligro la confianza mutua”.

La cartera uruguaya también identificó como “obstáculos” para la defensa nacional “hechos provocados por el deterioro del medio ambiente, pandemias, actos terroristas, inestabilidad democrática en la región, espionaje, ataques cibernéticos e intentos de apropiación de recursos naturales”, entre otros.

Ayer, el ministro de Defensa, Agustín Rossi, aseguró que la situación de las Islas Malvinas es “un hecho de colonialismo inadmisible e injustificado”, al homenajear a los “323 héroes” del Crucero General Belgrano, hundido por el Reino Unido durante el conflicto bélico del archipiélago austral hace 32 años.

Rossi se refirió a la ocupación británica de Malvinas a la que calificó como una situación de “colonialismo inadmisible e injustificado” y expresó su preocupación por la militarización en las Islas que lleva adelante Gran Bretaña, a través de un comunicado.

En ese sentido, opinó: “Debemos seguir reclamando por el diálogo ante los organismo internacionales porque es imperiosa la necesidad de cuidar nuestros recursos naturales que los británicos están poniendo en riesgo con estas maniobras”. Al homenajear a las víctimas de ese buque hundido hace 32 años, Rossi señaló en un comunicado: “Hoy recordamos con emoción a los 323 héroes que con valentía entregaron su vida por la Patria, tras aquel ataque repentino y arbitrario”.

“La irreparable pérdida de aquellos valientes patriotas nos invitan hoy a todos los argentinos a una profunda reflexión, pero también a honrarlos con nuestro eterno recuerdo”, añadió el jefe de la cartera de Defensa. Para el ministro, “todos y cada uno de los caídos durante el conflicto en el Atlántico Sur representan un orgullo para todo el pueblo argentino, pero además, son un enorme ejemplo de valentía y coraje que debemos seguir”.

El crucero General Belgrano fue hundido a 35 millas al sur de la zona de exclusión determinada en forma unilateral por Gran Bretaña alrededor de las islas, por submarino nuclear británico HMS Conqueror y provocó la muerte de 323 de sus 1093 tripulantes.