Trabajadores franceses llevaron a cabo hoy una nueva jornada de protestas en la ciudad de Paris en rechazo a la reforma de las pensiones impulsada por el gobierno de Emmanuel Macron, que aumenta la edad de retiro y elimina los actuales regímenes del sistema.

La convocatoria fue realizada por la Confederación General del Trabajo (CGT), Fuerza Obrera (FO), la Federación Sindical Unitaria (FSU) y la Unión Nacional de Estudiantes de Francia (UNEF).

Los manifestantes se movilizaron desde Manufacture des Tabacs, un campus de la Universidad Jean Moulin de Lyon 3, hasta Place Bellecour, una plaza en el centro de la ciudad.

Por su parte, el sindicato líder de la empresa de transporte público de París, RATP, convocó una nueva huelga para el lunes próximo, que será el primer día de debate parlamentario sobre el plan de reforma de pensiones.

Las protestas comenzaron en Francia tras el anuncio del primer ministro, Édouard Philippe, realizado en diciembre pasado.

«Estoy decidido a llevar la reforma hasta el final respetando a la gente y respondiendo a sus inquietudes. Si no hacemos ahora una reforma profunda, seria, progresiva, alguien la hará mañana de manera brutal», advirtió Philippe en aquella ocasión.