En el primer encuentro paritario tras la muerte de dos docentes por la explosión de una garrafa en Moreno, el gobierno de la provincia de Buenos Aires ofreció una recomposición salarial muy por debajo de la inflación esperada. Los docentes anticiparon el rechazo.

El gobierno de la provincia de Buenos Aires y los representantes del Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) se reúnen este jueves para intentar destrabar la empantanada discusión paritaria. Sin embargo, la nueva propuesta del gobierno de María Eugenia Vidal está muy por debajo de la inflación esperada para este año (35%) y los sindicatos docentes anticiparon el rechazo.

El Ejecutivo bonaerense propuso una mejora salarial del 19% más 210 pesos no remunerativos a partir de agosto y sentarse a negociar otra vez en octubre.

El encuentro comenzó con un pequeño escándalo cuando los asesores de la gobernadora Vidal impidieron participar del encuentro a uno de los docentes de la escuela Nº 49 de Moreno en la que murieron Sandra Calamano y Rubén Rodríguez tras el estallido de una garrafa apenas minutos antes de la llegada de los chicos.