El convoy de cinco vagones regriferados irá a otra ciudad ucraniana donde aguarda un grupo de peritos que identificarán los restos.

 

Finalmente, el tren refrigerado con los cerca de 300 cadáveres de las víctimas del avión malasio abandonó la estación de Torez, cerca de Donetsk, en el este de Ucrania según informaron testigos y medios locales.

Poco antes, el viceprimer ministro ucraniano, Vladímir Groisman, anunció que el tren saldría esta noche hacia la ciudad de Járkov, a 300 km de distancia, en la vecina región del mismo nombre, donde espera yaun grupo de 31 especialistas forenses de varios países.

El tren partió luego de que forenses holandeses revisaran los cuerpos y exigieran a los rebeldes que dejaran partir al convoy para que los cadáveres sean identificados y regresados a Holanda. También presionaron a los separatistas prorrusos para que sellaran los cinco vagones refrigerados para impedir la descomposición de los cuerpos.

Periodistas que estuvieron en la estación de Torez dijeron que el hedor a cuerpos descompuestos era insoportable y que anoche un problema técnico había hecho que el sistema de refrigeración del tren se apagara.

El tren partió también luego de que los equipos de rescate dieran por concluida esta tarde la recuperación de cadáveres en el este de Ucrania, donde el jueves fue abatido un avión de Malaysia Airlines.

Los expertos recuperaron 282 cadáveres y 87 restos de los 16 fallecidos restantes, explicó en Kiev el vicejefe de gobierno ucraniano, Vladimir Groisman.

Con ello, los equipos ucranianos dan por concluidos los trabajos de rescate en Grabovo, donde cayó el avión.

La zona del rescate se había ampliado de 35 a 50 kilómetros cuadrados y en las tareas de rescate participaron 200 rescatistas y 800 voluntarios ucranianos.