Foto: ANSL

EL poco después de las 14:00, Pamela Córdoba, de 34 años, llamó al Hospital de Día de Nueva Galia para pedir ayuda: acababa de romper bolsa y estaba a punto de tener a su hija. La ambulancia llegó de inmediato con el médico Carlos Mereli, quien decidió trasladar a la mujer hasta el Hospital de Buena Esperanza, para una mayor asistencia por si surgía alguna complicación en el parto y que quedaran en observación las primeras 24 horas.

Pero la pequeña Julieta tenía otros planes y no esperó para llegar hasta el centro médico del pueblo vecino y nació antes de llegar. La mujer tenía un embarazo de 39 semanas y 6 días de gestación. La nena es el cuarto hijo que tiene. El nacimiento de Julieta fue por parto natural y no tuvo complicaciones.

El equipo que iba en la ambulancia estaba compuesto por dos enfermeras: Roxana Montani y Claudia Araya, que ya estaba con la mujer embarazada en su casa.

Las enfermeras comentaron que todo transcurrió con normalidad y en calma. “Cortamos el cordón y el nacimiento fue en Buena Esperanza. La beba pesó 4 kilos. Nació alrededor de las 14:30. Las dos quedaron internadas, pero tanto la mamá como la beba gozan de buena salud. En 24 horas tendrán el alta”, reveló Mereli.