El socialista Pedro Sánchez asumió como presidente de España tras la destitución del conservador Mariano Rajoy. El PSOE recupera el poder después de siete años de gobierno del Partido Popular.

“Prometo por mi conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo de presidente del gobierno con lealtad al rey y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado”, dijo Sánchez, convirtiéndose en el séptimo jefe de gobierno de la España democrática.

Su llegada oficial al Palacio de la Moncloa ocurre 24 horas después de que el Congreso de los Diputados aprobara la moción de censura presentada por los socialistas contra Rajoy, cuyo Partido Popular fue condenado por la justicia en un megaescándalo de corrupción.