Son cuatro psiquiatras y psicólogos del Cuerpo Médico Forense que lo evaluaron para este segundo debate, donde sólo se tratará la salud mental de Ríos y su imputabilidad.

En el segundo juicio oral por el caso del “tirador serial” de Belgrano, cuatro psiquiatras y psicólogos del Cuerpo Médico Forense volvieron a concluir hoy que Martín Ríos es “enfermo psicótico esquizofrénico peligroso”.

Ríos (35) comenzó hoy ser juzgado por segunda vez por el asesinato de Alfredo Marcenac (18) y por haber herido a otras personas en cuatro hechos ocurridos en 2006, ya que en 2010 la
Cámara Nacional de Casación anuló parcialmente el fallo que en 2009 lo absolvió cuando el Tribunal Oral Criminal (TOC) 12 lo declaró inimputable.

El debate está a cargo del TOC 26 donde sólo tratarán la salud mental de Ríos y su imputabilidad, ya que los hechos y la autoría del imputado ya están probados en la causa.

De los 16 testigos que declararon hoy, los más importantes fueron cuatro profesionales del Cuerpo Médico Forense (CMF) que en distintas oportunidades evaluaron a Ríos para este segundo juicio. Y los más contundentes fueron los psiquiatras Walter Miguez y Juan Carlos Romi, quienes se entrevistaron con Ríos en 2010 y 2013, y en ambos informes que le elevaron al tribunal determinaron que era psicótico, es decir, que percibe con alteraciones la realidad.

“Es un enfermo mental crónico. Padece un cuadro de esquizofrenia en etapa defectual”, dijo hoy Miguez, aunque aclaró que “se encuentra compensado” por la medicación y el tratamiento. También aseguró que Ríos “es peligroso porque no tiene un enganche con la realidad” y porque este tipo de pacientes “viven en otro mundo, con una lógica psicótica”.

“Los actos impulsivos pasan a ser el motor de su comportamiento. Es incierto lo que puede pasar sacándole la medicación o dejando el tratamiento”, agregó el experto. Tanto Miguez y Romi, como las psicólogas del CMF Elena Foschini y Adela Orgatti, coincidieron en que era “imposible” que Ríos venga simulando su patología durante años.

Miguez aclaró que si pusieron en el informe que Ríos podía estar en el juicio es porque “puede entender, pero no comprender”, ya que su enfermedad ha deterioriado más “su área volitiva y afectiva que la intelectual”.

Otra psiquiatra que coincidió hoy con el diagnóstico de esquizofrenia del CMF fue Vera Celina Lipovetzky, de la Asesoría Pericial de La Plata, quien en noviembre de 2012 hizo un informe para la Justicia de San Isidro por la causa de portación ilegal de armas que se le abrió cuando fue detenido en Vicente López con la pistola con la que había cometido sus ataques y en la que fue declarado inimputable.

Los últimos testigos de la jornada fueron psicólogos, coordinadores, asistentes sociales y hasta una musicoterapeuta del Programa Interministerial de Salud Mental Argentino (Prisma) que actualmente tratan a Ríos en el penal de Ezeiza y coincidieron en que es un esquizofrénico que necesita estar medicado.

Los padres de Marcenac, que Ríos asesinó de tres disparos en plena avenida Cabildo el 6 de julio de 2006, decidieron no presenciar este segundo debate como un acto de protesta hacia la Justicia y esperaron afuera con pancartas que decían “Ríos es responsable, imputable y culpable”.