Carina Di Marco fue procesada hace 8 meses como “partícipe necesaria” en el crimen de su hija, violada y estrangulada en marzo de este año.

Desde el 7 de abril la mujer se encuentra alojada en la Penitenciaria Provincial a la espera del juicio oral que determinará la responsabilidad que tuvo en el crimen de su hija de 12 años.

El fiscal de la causa fundamentó la acusación (17 años y seis meses de prisión) en que Di Marco tuvo posibilidades de evitar la muerte de Florencia Di Marco pero no hizo nada.

En ese sentido Roche cree que la mujer pudo haber denunciado a su concubino o abandonar el domicilio para evitar que los abusos contra su hija ocurrieran.