A pesar de sus logros deportivos, también quedaron en el centro de la escena por su indumentaria oficial. Las chicas jugaron todos los partidos con bikinis. Pero todo está dentro del reglamento.

“Parece que hay que darle vueltas a las cosas para encontrarle un problema/defecto. Desde un principio vestimos así y sin ninguna incomodidad ni vergüenza. Disfruten del show que el beach es para eso”, escribió Jimena Riádigos en su cuenta de Twitter.

La polémica se dio porque en muchos deportes está diferenciada la vestimenta para hombres y mujeres: para ellos camiseta, pantalón corto y medias; para las chicas bikinis o pseudo tangas que no sean muy anchas (no más de 10 cm al costado).