Al igual que en 2013, la provincia se adueñó de la cuarta ubicación en el Mundial de Robótica. Esta vez fue en la competencia colaborativa Super Team, que reunió al equipo puntano Iron Fénix Team con un conjunto de Japón. El combinado se ubicó por delante de países como China, Italia y Portugal. El certamen, que reunió a los mejores representantes de la disciplina, se desarrolló del 17 al 23 de julio en la tecnológica ciudad de Hefei, China.

“¡Vamos Argentina!” fue el grito que retumbó en todo el predio de la RoboCup China 2015, tras recibir la gran noticia del cuarto puesto albiceleste. Las lágrimas y los abrazos se hicieron interminables en los puntanos integrantes de Iron Fénix Team, equipo argentino que junto a los chicos del equipo Kawataka, de Japón, realizaron una gran tarea en la competencia colaborativa Super Team y se convirtieron en los cuartos mejores del mundo en la categoría Rescate “B” del certamen internacional.

Andrés Córdoba (18), Ezequiel Córdoba (16) y Lucas Orozco (17) –integrantes de Iron Fénix Team– vivieron jornadas difíciles en la RoboCup cuando las cosas no salían durante la competencia individual. Pero con ganas, esfuerzo y orgullo propio, los chicos se encargaron de revertir los malos momentos y convertirlos en un resultado más que importante para Argentina.

“En un principio me costó caer, pero con el pasar de los minutos me di cuenta del logro que habíamos alcanzado. Esto es un orgullo para nosotros, para nuestras familias y para todos, al igual que como lo hicieron los chicos en la RoboCup de Holanda, volvimos a dejar a Argentina en los puestos más altos de la robótica mundial”, expresó Lucas Orozco, horas después de conocer la tabla de posiciones.

Asimismo, Andrés Córdoba se refirió al momento en el que se enteró de la gran noticia. “Cada vez que salía el robot a las arenas yo le hablaba, le pedía por favor que funcione bien y al final me hizo caso”, contó entre risas. Al respecto destacó: “Cuando mis compañeros me dijeron el resultado, no pude contenerme y me largué a llorar, abracé a mi equipo, a mis profesores que estuvieron con nosotros cada vez que nos sentíamos mal y me dio mucha alegría saber que tanto esfuerzo había tenido su logro”.

¡Orgullo nacional! Con un 4º puesto, la delegación puntana consiguió un nuevo resultado histórico y dejó la bandera argentina en lo más alto de la robótica mundial.

¡Orgullo nacional! Con un 4º puesto, la delegación puntana consiguió un nuevo resultado histórico y dejó la bandera argentina en lo más alto de la robótica mundial.

Por su parte, Ezequiel Córdoba se mostró emocionado y explicó: “Fue como una suerte de revancha, vivimos muy intensamente la competencia individual donde no pudimos demostrar todo lo que sabíamos y este cuarto puesto nos deja tranquilos. Uno debe esforzarse por lo que tanto desea, finalmente las cosas se terminan dando”.

Trabajo en equipo, una fortaleza argentina:

La categoría Super Team de la RoboCup busca que los chicos logren conjugar sus robots, sus culturas y sus idiomas en pos de la robótica. Por medio de un sorteo, Iron Fénix Team de Argentina y Kawataka de Japón, fueron designados para trabajar en equipo durante toda una jornada en busca de cumplir un desafío sorpresa en el que los robots deben “hablar” entre sí.

“Es una categoría netamente colaborativa, donde debemos demostrarle a los jueces que somos nosotros mismos quienes creamos los sistemas y trabajamos en los robots de competencia. Además del poco tiempo y la complejidad del desafío, buscan que los equipos hablen lenguas diferentes. Los japoneses que nos tocaron eran excelentes y tenían muchas ganas de que todo funcione bien y se nos dio”, explicó Andrés Córdoba.

Durante el Super Team, en dos rondas los chicos debían comunicar ambos robots y cumplir un desafío complicado. A los chicos de San Luis les tocó la parte de abajo de la arena, donde simulaba que el robot estaba encerrado en una casa y el otro debía acercarse para rescatarlo. Para esto Iron Fénix Team tenía que detectar la cantidad de cuadros negros que había en el piso y transmitirle la información a la máquina de los japoneses, para que ellos en base a eso supieran qué puerta derribar y posteriormente escapar, todo de una sola vez, sin tener posibilidad de falla alguna. En la primera pasada fue donde se sumaron los 70 puntos que les permitió alcanzar la cuarta ubicación.

Twin Cities, una primera experiencia destacada:

Twin Cities, el otro equipo sanluiseño que viajó a China, también logró gran desempeño durante su primera experiencia en la RoboCup. Durante toda la competencia individual, los chicos de Villa Mercedes y San Luis se mostraron con mucha confianza en su trabajo y lograron sumar 1625 puntos. Esto le alcanzó para posicionarse en el 15º puesto de Rescate “A”, una categoría muy pareja, donde quedaron a solo 400 puntos del tercer lugar alcanzado por Taiwán.

A lo largo de las ocho rondas del certamen internacional, Twin Cities presentó sobre las arenas chinas un robot que seguía líneas perfectamente pero con algunas dificultades a la hora del rescate. Luego de trabajar durante largas horas, los chicos superaron este inconveniente y progresivamente fueron sumando mayor cantidad de puntos en cada una de las pasadas.