Lo resolvió una jueza porteña hasta tanto se garantice “la vida e integridad física de las personas” afectadas a la ejecución.

La jueza de la causa por la toma de Villa Lugano ordenó postergar el desalojo del predio. Además, rechazó el pedido de los fiscales para que el expediente pasara el fuero nacional.La decisión la tomó la jueza Gabriela López Iñíguez. Por un lado, determinó que el desalojo, pendiente desde febrero, se vuelva a postergar el desalojo del predio ocupado de Pola y Fernández de la Cruz para “garantizar la vida e integridad física” de los ocupantes. Esto se debe a que la Policía Metropolitana, la Federal y Gendarmería aún no se pusieron de acuerdo en el plan para liberar el predio.Según informó el Sistema de Difusión Judicial del Consejo de la Magistratura porteño, López Iñíguez también rechazó el pedido del Ministerio Público Fiscal para que la causa pase a la Justicia nacional. La jueza entendió que la causa sigue siendo por “usurpación” y no por “asociación ilícita”, “extorsión” y otros delitos, cambio de carátula que habían solicitado los fiscales.No es la primera vez que López Iñíguez les rechaza pedidos a los fiscales. De hecho, sólo le concedió la prisión preventiva Antonio Marcelo Chancalay, el único detenido, y les permitió seguir libres al resto de los acusados, entre ellos Marta Yané, una militante del Movimiento Evita. El predio está tomado desde el 24 de febrero, por habitantes de la villa 20.