El índice de suicidios en Estados Unidos alcanzó la tasa más alta desde la Segunda Guerra Mundial, con un alza particularmente pronunciada entre niñas de 10 a 14 años en Estados Unidos, al crecer 240% entre 1999 y 2017.

El porcentaje entre las menores es muy superior al 70 % de incremento en la tasa de los varones de las mismas edades, según un estudio comparativo divulgado el jueves por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS, en inglés), que analizó la incidencia del suicidio en Estados Unidos teniendo en cuenta la edad, el género y el origen étnico o racial.

Si se comparan los datos de 1999 con los de 2017, la tasa de suicidios aumentó un 33% en el país, al pasar de 10,5 casos a 14 casos por cada 100.000 personas, según un informe en el que no se mencionan ni analizan las causas de los aumentos o descensos.

Los elevados aumentos de la tasa de suicidios en el grupo de edad más joven (10 a 14 años), especialmente en las mujeres, y en el caso de los grupos étnicos, en el de los pueblos indígenas no hispanos y las nativos de Alaska llaman la atención en este informe.