El inminente gobierno de Alberto Fernández prevé aliviar la situación de las familias endeudadas en créditos ajustables por UVA, aplicando una extensión de plazos y una baja de tasas de interés, en el marco de un programa de shock destinado a fortalecer el consumo, trascendió el lunes.

La medida, que sería anunciada en los primeros días de la nueva administración que asume este martes, complementará a las ya anunciadas en línea generales por el futuro Presidente, destinadas a robustecer los ingresos de los sectores más postergados, según pudo saber la agencia NA de fuentes cercanas a la administración que viene.

El alivio para los endeudados en UVA, cuyos créditos se encarecieron por la disparada de la inflación, se aplicaría a través de la ANSeS.

La medida estará a cargo del nuevo titular de ese organismo, Alejandro Vanoli, que pasará a operar en la órbita del Ministerio de Trabajo conducido por Claudio Moroni.

Vanoli manejará el estratégico Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSeS, que tiene unos US$ 22.000 millones, el equivalente a un billón 364 mil pesos.