La obra escrita en coautoría entre “Tona” Salino, Mirta Mobellán y Vilma Margall repasa el camino de la desinstitucionalización de los niños en San Luis. A la presentación, realizada en el auditorio de El Diario de la República, asistió el gobernador Alberto Rodríguez Saá.

“Nos hace recordar un proceso largo, difícil, complicado, pero sumamente justo y con un resultado espectacular. Y el compromiso que pidió “Tona” de que esto es una lucha que sigue siempre”, expresó el gobernador Alberto Rodríguez Saá tras la presentación este martes por la tarde.

Asistieron también al acto que se llevó a cabo en el espacio “Los Libros de Charlie”, Palacio Cultural, ministros, intendentes, legisladores nacionales y provinciales, concejales y funcionarios.

“Este tema dividió a la sociedad de San Luis en dos. Hubo marchas y gente que nos parábamos frente a las marchas. Unos pensaban que era injusto lo que estábamos haciendo, otros lo hacían porque no querían ver a los chicos y se los estábamos mostrando. Muchos políticos lo hicieron para llevar agua a su molino. Pero lo más lamentable fue ver a defensores de los Derechos Humanos que se opusieran a la defensa de los derechos de los niños y al cierre de los institutos de menores”, recordó Salino quien destacó al actual mandatario por la decisión política impulsada en 2003. “Hoy el tiempo nos demuestra que teníamos razón, que estaba bien lo que se estaba haciendo”, sostuvo.

La presentación contó con la presencia del gobernador Alberto Rodríguez Saá.La presentación contó con la presencia del gobernador Alberto Rodríguez Saá.

“Transcurrieron más de setenta años desde la creación de la Colonia Hogar, del llamado Hogar de Menores Madres, entre los años 1946-1947, para liberar a niños y jóvenes de vidas malogradas, ahuecadas, con daños afectivos irreparables”, remarca Raquel Weinstock en el prólogo.

En el libro, Mirta Mobellán, funcionaria a cargo al momento de la clausura, deja testimonio de qué pasaba en los institutos. Mientras que Vilma Margall explica la formación del psiquismo de los niños institucionalizados y cómo debería ser el camino hacia la adultez.

“En la provincia de San Luis no hay más institutos para niños, niñas, adolescentes, para personas discapacitadas, ni para ancianos”, subrayó Salino. En el 2005, se dictó la Ley Nacional 26.061 de Protección Integral de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes pero “Tona” recordó: “No se cerró ningún instituto porque dicen que no se puede.”

“No sólo no se protege a los niños, no se los cuida, no se los tiene en cuenta, sino que no se reconocen los derechos humanos que no pueden ejercer por ellos mismos”, aseveró, amparada en la Convención sobre los Derechos de los Niños.