Gimnasia consiguió su primer triunfo en el campeonato. Lo logró este sábado, de la mano de Diego Maradona en el banco de suplentes y con una gran actuación de Víctor Ayala, autor de dos grandes goles de tiro libre. El lobo se impuso 4 a 2 ante Godoy Cruz y, aunque está muy comprometido en la tabla del descenso, sueña con la salvación.

Desde la llegada de Diego, Gimnasia había encadenado tres derrotas (Racing, Talleres y River) en la misma cantidad de partidos. La mala racha del Lobo, sin embargo, era más profunda: había perdido los últimos siete partidos. Con el Diez el equipo había mejorado, pero no se le daban los resultados. Esta vez se quedó con los tres puntos ante el Tomba, que terminó jugando con nueve futbolistas debido a dos expulsiones (Varela y Jacquet).

Fue Ayala el que llevó al Lobo al triunfo con dos perlas de tiro libre, una en cada tiempo. Los otros dos goles de la visita fueron anotados por Nicolás Contín y Matías García. Juan Brunetta marcó los dos tantos de Godoy Cruz, que se repuso de un 2 a 0, lo igualó 2 a 2, pero no pudo frenar la embestida del Lobo en la última parte.

El Lobo tiene un por delante un duro camino para salir de la zona de descenso. Pero Maradona confía en que podrán lograrlo. Todavía tiene tiempo, es cierto: queda gran parte de la Superliga y, luego, la Copa de la Superliga. Será importante que pueda sostener su buen funcionamiento y sumar puntos en el corto plazo como para terminar de cambiar la cabeza del equipo. En la próxima fecha recibirá a Unión en el Bosque, junto a toda su gente.