En el Boletín Oficial la Anmat publicó una disposición en la que prohibe el uso y comercialización de un aceite de oliva extra virgen de la marca Finca San Agustín, elaborado por San Agustín en Mendoza.

Según un monitoreo que realizó la Dirección General de Higiene y Seguridad Alimentaria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se determinó que “no cumple la legislación alimentaria vigente”.

Es por eso que la Anmat resolvió que “no podrán ser elaborados en ninguna parte del país, ni comercializados ni expendidos en el territorio de la República”.