La directora de Tránsito de la ciudad de Zárate Soledad Mcnally protagonizó un escándalo cuando intentó impedir que se lo sometiera a su marido a un test de alcoholemia tras protagonizar un accidente.

Mcnally se encontraba ostensiblemente ebria al igual que su marido, Ángel Rodrigo Derosso, que era quien estaba al volante al momento del accidente.

Fuentes policiales informaron que los efectivos que llegaron al lugar del accidente intentaron hacerle un test de alcoholemia al conductor, pero la directora de Tránsito se interpuso para intentar impedir que la prueba se llevara a cabo.

El mismo parte policial, difundido por el Destacamento Vial de Zárate, indica que «Mcnally, de manera belicosa y provocadora hacía referencia que al ser funcionaria municipal no se le debía hacer intervención alguna. Además, hablaba incoherencias producto del alcohol».

Los agentes hicieron su trabajo de todas maneras a pesar de las presiones de Mcnally y le realizaron finalmente el test a Derosso. El estudio reveló que el hombre tenía 1,050 de alcohol en sangre, más del doble del permitido. La funcionaria tenía 0,6 g/l.

Tras el resultado del test, Derosso, que es secretario adjunto del sindicato de la UOM delegación Zárate, quedó imputado por el delito de «lesiones culposas».