El presidente de la Asociación del Fútbol Argentino firmó un contrato por dos años con la empresa de traslados Uber, que todavía no obtuvo su licencia legal en la Ciudad de Buenos Aires. El Chiqui selló al acuerdo en Mendoza, donde la Selección venció a México y donde Uber opera dentro de la ley. Sin embargo, el negocio de la AFA repercutió en CABA: los sindicatos de taxistas organizaron una protesta frente al edificio de la calle Viamonte.

Desde las 11, cientos de taxistas se concentraron en la sede de la AFA en la zona de Tribunales para repudiar el acuerdo de la entidad con Uber. Y -casi- en simultáneo, desde la cuenta oficial de Twitter de la Asociación anunciaron a Uber como nuevo sponsor.

Marcelo Boeri, líder de la Asociación Taxistas Unidos, dio los motivos de la movilización: “El contrato está firmado. Los pedidos formales son innecesarios. Van a revertir (su decisión) a fuerza de acciones gremiales. No vamos a parar. Se protestará en la AFA, en el domicilio de Tapia, cada vez que la Selección aborde un micro”.

Desde el Sindicato de Conductores de Taxis consideraron el contrato como “un error histórico de la AFA”. “Es emparentar a la selección, que es un sentimiento nacional, con una empresa extranjera y evasora”, dijo su titular José Ibarra.