Este miércoles se conmemora el “Último Día de la Libertad de los Pueblos Originarios de América”, antesala a lo que se conocía como “Día de la Raza” y que comenzó a denominarse “Día del Respeto a la Diversidad Cultural”. La fecha se recordará en San Luis, una de las provincias que más ha trabajado para el reconocimiento de los pueblos que habitaron América desde sus orígenes. Durante toda la semana, en los museos se remarcarán las temáticas sobre las comunidades originarias.

El “Dora Ochoa de Masramón” ofrecerá visitas. En tanto, en el Muhsal se realizará hoy (miércoles) a las 10:30 una charla por los arqueólogos Guillermo Heider y Mariángeles Borg (ambos del equipo de Conicet en San Luis), que expondrán sobre los primeros asentamientos en la provincia

El jueves, la cacique de la Comunidad Huarpe de Guanacache, Pascuala Carrizo Guakinchay explicará su forma de vida y sus costumbres, también en ese museo.

Carrizo Guakinchay dijo que con la llegada de los europeos se dio “el principio del fin para las culturas de América. Las personas que arribaron llegaban desde las cárceles, eran los expulsados de la cultura europea y cuando arribaron, sólo pensaron en cómo generar saqueos y muerte”, explicó.

“No había en ellos nada de personas notables, eran asesinos en Europa. ¿Por qué iban a dejar de serlo acá?”, reflexionó.

Además relató que uno de los ejemplos más claros lo da el hecho de que en la primera isla en la que desembarcó Cólon, Guanahani, a los dos meses, no quedaron originarios vivos y que habían saqueado hasta la tumbas. “Era una muestra de lo que luego harían por toda América”.

“Necesitaron arrancar las culturas, hacer desaparecer todo para decir que como el lugar estaba vacío venían a ocupar esos espacios. Es algo muy similar a lo que se dio en la Conquista del Desierto. Aún en contra de toda la legislación se siguen vendiendo territorios con pueblos dentro”.

La descendiente Huarpe contó que “en San Luis se da una excepción ya que es un Estado que los reconoce, se los considera, se los ayuda. En otras provincias se vive de la dádiva”.

Nota y Foto: El Diario de La Repúblcia