Fue excarcelado tras pagar una fianza de $ 40.000. Es electricista y manejaba un interno de la línea 12 sin registro profesional.

Alejandro Herrera, el conductor que manejaba un interno de la línea 12 cuando atropelló y mató a una nena en Barracas, fue excarcelado ayer tras pagar 40.000 pesos de fianza.

Así lo decidió la sala 6° de la Cámara Criminal. El conductor está acusado de homicidio culposo, por lo que podría ser condenado a entre dos y cinco años, pero los jueces entendieron que como no tiene antecedentes y no representa un peligro para el avance de la causa no es necesario mantenerlo preso.

El accidente ocurrió el 11 de mayo, cuando Herrera perdió el control del colectivo, subió a la vereda y arrolló a Jazmín Tiara Flores, de tres años, e hirió también a su madre, Gabriela Flores, y a Héctor Juárez y Carlos Valenzuela. La víctima vivía en una casilla en la vereda de Azara y Quinquela Martín.

Tras el accidente se supo que Herrera en realidad no es colectivero, sino electricista de una empresa que repara unidades de la línea 12.

El 3 de junio, el juez de instrucción Luis Zelaya procesó con prisión preventiva por el delito de “homicidio culposo” y trabó un embargo por un millón de pesos a Herrera, que estaba llevando el colectivo de la terminal al taller cuando perdió el control y se subió a la vereda.

El 3 de junio el juez Luis Zelaya lo imputó y le dictó la prisión preventiva, luego de definirlo como “un sujeto prácticamente inexperto en la conducción de vehículos que aceptó sin más conducir un rodado que sólo puede manejarse con el registro profesional”, que Herrera no tenía. El accidente se habría producido porque el conductor habría intentado doblar en la esquina sin bajar la velocidad. “Se me nubló todo, me puse nervioso y no pude reaccionar. Cuando me doy cuenta ya el colectivo se había detenido”, declaró.