Jonathan Luna tiene 26 años y pedido de captura en Río Negro. Sus múltiples perfiles en Facebook y su obsesión por las chicas.

En varios perfiles de Facebook, se multiplican las fotos de Jonathan Luna, de 26 años, aunque con diferentes nombres: Yona Moya, Yonii de River, Yoni TKb TKb, entre otros. Sus “amigos” en la red social son todas mujeres, muchas jóvenes y algunas menores de edad. Varios sitios permanecen aun abiertos y en uno de ellos, hay una actualización de la foto de portada, realizada en los primeros minutos de ayer sábado. A través del chat de uno de ellos, en el que se hacía pasar por una chica de 12 años, el sospechoso habría logrado contactar a Micaela Ortega, de la misma edad, aunque real. Allí pactaron un encuentro que sería el principio del fin para la chica que había desaparecido el 23 de abril. Su última imagen, tomada por tres cámaras de seguridad, la mostraban caminando con un hombre que sería Luna.

Anoche, los investigadores volvieron a la humilde vivienda de chapa que él ocupaba en un sector del barrio El Saladero, a unos 7 kilómetros del centro de Bahía Blanca. Ya habían estado allí, en los primeros días de búsqueda de Micaela, cuando las pesquisas se dirigían hacia ese sector y el de Ingeniero White.

Micaela Ortega, la nena que encontraron asesinado luego de más de un mes de búsqueda.
Sin embargo, esa vez, no encontraron nada para involucrar a Luna con el caso. Ahora, las pruebas fueron contundentes: había una campera quemada y un teléfono celular, que pertenecían a Micaela. Cercado, se quebró y dijo ante la Policía dónde había llevado, asesinado y dejado a la nena. Todo habría ocurrido a las pocas horas de haberla contactado.

Mirá también: Crimen de Micaela: las macabras revelaciones de la investigación

A la espera de que sus dichos sean corroborados ante el fiscal Rodolfo De Lucia que investiga el caso, se secuestró también en la casa de Luna, una orden del patronato de Liberados de Río Negro, que lo intimaba a presentarse en ese organismo. Era uno de los requisitos, además de permanecer en la provincia, para que pudiera continuar en libertad. No lo hizo y por eso tenía librado un pedido de captura. Su pareja le dijo a los policías de la Delegación Departamental de Investigaciones, que el día después de la desaparición de Micaela, Jonathan llegó a su casa todo embarrado. El sitio donde fue hallada la nena está en el medio de un monte, al que se accede solo caminando por la vía y luego por senderos delimitados por arbustos.

Mirá también: Un taxista detenido por el crimen de la estudiante de Derecho

Los varios perfiles en Facebook creados por Luna parecen estar abiertos sólo para contactarse con mujeres. Además de que ellas son amplia mayoría entre sus amigas, los diálogos remiten a amor y relaciones, en forma permanente. “Alguna nenaaaa? Activen” intima en uno. “”Chiquissss Escribaaan… Hableeen” demanda en otros. Varias comparten sus fotos y mensajes, todos breves, como telegrafiados y en forma de rústicos poemas. Algunos de los perfiles, esta mañana ya habían sido cerrados.