Foto: EFE.

Mientras continúa vigente la pena de 12 años y un mes para el ex presidente, el Sindicato de Policías Federales de Brasil intenta trasladar a Luis Inácio Lula da Silva a un cuartel de las Fuerzas Armadas. Los uniformados le hicieron este pedido a las autoridades a raíz de los trastornos que genera un acampe de la militancia en los alrededores del edificio donde está detenido el líder opositor, en Curitiba.

El líder del Partido de los Trabajadores se encuentra alojado en la sede de la Policía Federal de Curitiba desde el sábado. Alrededor de las instalaciones acampan al menos mil personas de movimientos sociales que apoyan al político.

El Partido de los Trabajadores anunció que permanecerá haciendo la vigilia hasta lograr la libertad de Lula, algo que podría ocurrir la próxima semana con un fallo de la Corte, pero no existen fechas determinadas.