En Asunción, Guaraní se impuso por 1-0 con un gol de Julián Benítez, a cinco del final. Para la vuelta en el Cilindro -el jueves-, el equipo de Cocca no contará con Lollo (expulsado) ni con Videla (suspendido) y deberá ganar por dos goles para pasar a semis.

La Academia estaba haciendo un muy buen trabajo, en una cancha difícil y frente a un rival aguerrido, que en la mayor parte del partido lo hizo retroceder en el campo propio con presión alta. Pero, si bien tenía el dominio territorial, a Guaraní no le fue fácil generar situaciones de gol al comienzo por la labor defensiva del visitante, que asimismo supo inquietar de contragolpe.

A los 9, Gustavo Bou probó de media distancia y la pelota pasó cerca del ángulo izquierdo. Y el mismo goleador tuvo una ocasión clara a los 39, cuando se escapó en velocidad de la última línea y definió al ángulo inferior derecho, el más cercano, para toparse con la gran reacción del arquero y el desvío al córner.

Poco después, vino la tarjeta roja para Lollo, por un codazo a Federico Santander, y Racing quedó condicionado demasiado temprano. Sin embargo, había sido tan interesante lo de la visita en los primeros 45 minutos que Cocca optó por no hacer cambios en el entretiempo. Dos minutos después de la reanudación arrimó otra vez Bou, tras un tiro de esquina ejecutado por Videla desde la derecha, con un remate de volea que Alfredo Aguilar sacó justo a tiempo con un manotazo y el cuerpo en el aire, por arriba del travesaño.

No obstante, Guaraní iba creciendo paulatinamente. A los 9, se aproximó con un disparo ambicioso de Rubén Maldonado, desde la puerta del área, que pasó junto a la base del poste izquierdo de Sebastián Saja. Y a los 20 con un desborde por izquierda y un peligroso centro que cabeceó sin la puntería necesaria Marcelo Palau, de cara al gol.

Racing ya había renunciado a la presencia de Diego Milito en los últimos metros para fortalecer su defensa, pero a los 25 minutos estuvo a punto de romperse la paridad de todos modos. Luis de la Cruz cruzó de derecha a izquierda una pelota de gol que por centímetros y una cuota de desconcierto no pudo capitalizar el ingresado Fernando Fernández.

El tiempo se agotaba, no así las fuerzas del equipo paraguayo, que a los 40 logró abrir el marcador con una corrida de Julián Benítez del medio hacia la derecha y un tiro que resultó demasiado cruzado y esquinado para las posibilidades de Saja. La revancha tendrá lugar el próximo jueves en el Cilindro, y el que consiga la clasificación se medirá en semifinales con el ganador de la eliminatoria entre River Plate y Cruzeiro.