Un tribunal de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador ratificó la orden de prisión preventiva contra el ex presidente Rafael Correa, vinculado a un caso de presunto cohecho, asociación ilícita y tráfico de influencias conocido como «Sobornos 2012-2016», informó en Quito la Fiscalía.

El Tribunal acogió un pedido fiscal y reiteró la orden de prisión preventiva, con fines de investigación, contra Correa y otros ex altos cargos de su Administración (2007-2017), incluido su ex vicepresidente Jorge Glas, condenado a seis años de prisión por estar involucrado en la trama de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht.

El ex presidente Correa reside en Bélgica desde 2017 y que gracias a ello logró evadir otras causas de supuesta corrupción.

El ex presidente mantiene un prolongado enfrentamiento contra su sucesor, Lenin Moreno, blanco de sus críticas frecuentes.

Se considera un perseguido político y en su último paso por México bromeó con que a él se le persigue más que al mafioso Al Capone, al dictador Augusto Pinochet y al narcotraficante Joaquín «El Chapo» Guzmán.

«Tengo 29 juicios penales, más que Al Capone, Pinochet y el Chapo Guzmán juntos. Han buscado mis cuentas bancarias, mis movimientos financieros y migratorios (…) y no han encontrado absolutamente nada y jamás lo encontrarán porque sencillamente no existe», apuntó.

De Moreno comentó que es un «traidor» por querer «destruir» su legado y «vender el país» al Fondo Monetario Internacional (FMI), según un amplio reporte que publica Infobae.com.