Foto: ANSL

El donante fue un hombre de 52 años de edad que, posterior a una internación prolongada en UTI, falleció el día 20 de agosto.

Durante un operativo que finalizó a las 7:00 del martes, profesionales del Hospital San Luis ablacionaron el hígado y las córneas. “El hígado fue recibido por una mujer que estaba en urgencia y las córneas se enviaron al Hospital Santa Lucía, de Buenos Aires”, informó la coordinadora del CUCAI San Luis, Eugenia García.

“La nueva normativa sitúa a los profesionales a cargo del proceso en un nuevo rol. A la familia le quita el peso de tener que testimoniar la voluntad del fallecido, siendo que muchas veces la desconoce, colocando a la comunicación como un acto médico de gran importancia, para brindar la información adecuada y oportuna sobre el proceso de donación-trasplante”, agregó la doctora.

Finalmente, indicó: “Queremos agradecer la predisposición y sensibilidad de la familia del donante que acompañó todo el proceso con el mayor de los respetos. Además, como siempre, el reconocimiento al personal del nosocomio, a la división motorizada de la Policía de la Provincia, a los profesionales que hicieron posible la procuración y el trasplante para que 3 personas se beneficien y mejoren su calidad de vida”.