El Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, en conjunto con la UNSL, el INTA y San Luis Agua, avanzan con acciones concretas en el Plan de Estabilización Hídrica de la Cuenca. Se diseñará una red de monitoreo que permitirá tener alertas tempranas sobre posibles apariciones de nuevos ríos y, además, analizar qué obras pueden realizarse y cuáles no, respecto a la regulación del nivel hídrico y los sedimentos en la zona. Permitirá conocer, también, el impacto de las medidas que se tomarán en cuanto al manejo de suelo y forestación.

El Plan de Estabilización Hídrica de la Cuenca del Morro se afianza día a día con el compromiso de diferentes instituciones sanluiseñas. Este martes, el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción fue sede de un encuentro que reunió a autoridades de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y San Luis Agua. Se avanzó sobre el diseño de una red de monitoreo hidrológica y climática destinada a la zona del Río Nuevo.

La reunión estuvo encabezada por el titular de la cartera ambiental, Cristian Moleker, y contó con la participaron del investigador del CONICET, Esteban Jobbagy; el director del INTA San Luis, Javier Genovés; el presidente de San Luis Agua, Facundo Domínguez; y referentes de distintos programas ministeriales, entre otros.

“La idea es lanzar una red de mediciones que permita conocer mejor la problemática. Tener una alerta temprana de la posible aparición de nuevos ríos y empezar a comprender qué obras podemos hacer, cuáles funcionarán y cuáles no, respecto a regular este problema de más agua y sedimentos que se mueven en la cuenca y causan mucho daño”, explicó Jobbagy.

En cuanto al trabajo interdisciplinario, destacó: “El valor de tener tantas instituciones colaborando es importante porque hay distintas perspectivas. Por un lado, San Luis Agua, con una capacidad operativa muy grande y, en la otra punta, instituciones de investigación como a la que pertenezco, donde podemos tomar esa información y, con tiempo más largos, analizarla y sacar conclusiones más profundas de lo obtenido”.

El investigador del CONICET explicó por qué es relevante mantener una participación activa y continua de todas las instituciones: “Realizar este tipo de monitoreo en forma sostenida, es fundamental. A veces, por hacer un planteo muy ambicioso, uno no lo puede continuar. Entonces, parte de lo que discutimos hoy fue que avancemos con un núcleo menos ambicioso, que se continúe por largo tiempo y, cuando tengamos la oportunidad, hacemos más mediciones”.
Finalmente, adelantó que se pondrán a trabajar en la instalación y conexión de sensores, con el objetivo de comenzar a obtener datos precisos de la Cuenca, analizarlos y discutir -de forma conjunta- los resultados. Y agregó: “El apoyo logístico y financiero que el Gobierno de San Luis le brinda a la investigación es fundamental para la concreción de este plan”.