Foto: web

La nadadora británica Rebecca Adlington cortó por lo sano e invitó a su ex marido y padre de su hija, Harry Needs, a compartir su casa en Manchester durante lo que dure el aislamiento social en el Reino Unido.

Needs, de 28 años, es nadador igual que Adlington y llevó consigo a otro colega, Michael Gunning, de 26, con la intención de que los cuatro adultos y la niña acaten la medida de aislamiento social en la propiedad que la mujer ocupa con su actual pareja, el corredor inmobiliario Andrew Parsons.

Adlington, de 31 años, y Parsons, de 30, comenzaron a salir en 2018 y su relación es estable y armoniosa con Needs, quien estuvo casado con la nadadora durante apenas 18 meses y es el padre de su hija, Summer, que es apenas una nena y de otro modo pasaría demasiado tiempo sin ver a su papá, informó el sitio The Sun.

Needs incluso le agradeció a su ex mujer y a su amigo Michael el apoyo que le dieron durante la cuarentena y expresó a través de Instagram su felicidad por estar pasando este momento «con un grupo de gente tan bueno».