El argentino Lionel Messi y Barcelona de España se quedaron sin final de Champions League una hazaña histórica de Liverpool de Inglaterra, que lo goleó 4 a 0 en Anfield y revirtió la derrota 0-3 del choque de ida.

El belga Divock Origi y el holandés Georginio Wijnaldum, ambos en dos ocasiones, posibilitaron el milagro futbolístico para Liverpool, que aún sin sus figuras en ataque Mohamad Salah y Roberto Firmino por lesiones, se dio un gran gusto frente a su gente.

El equipo inglés definirá el título ante el ganador de la serie que cerrarán este miércoles en Holanda Ajax de Amsterdam (1) y Tottenham Hostpur (0).

La gesta de Liverpool se basó en la creencia de sus chances sin perder el poderío ofensivo a pesar de las ausencias ante un Barcelona irresoluto. El equipo del alemán Jürgen Klopp fue superior en los primeros 15 minutos y el primer gol de Origi, que nació en un error de Jordi Alba en el pase atrás, ayudó a la recuperación en el marcador.