La obra incluyó la compactación del terreno, la reconstrucción de las banquinas cercanas y la construcción de la caída de agua de la estructura. 

El terreno sobre el puente se encontraba erosionado y, como consecuencia, se había ocasionado el descalzado del cordón cuneta. Además, se produjo fragmentación del hormigón en las bajadas de agua.

Como prevención de formación de lagunas sobre el puente ubicado en la intersección de la Autopista Nº 55 y la Ruta Nº 11, cuadrillas del Ente Control de Rutas construyeron una nueva caída de agua de material con cuencos amortiguadores de agua abajo y compactaron el terreno contiguo. Además, realizaron la reparación de banquinas en todo el perímetro.

El director del Ente, Nicolás Anzulovich, señaló: “Buscamos realizar la reparación definitiva, por eso decidimos construir una caída de agua de hormigón. Antes el agua se acumulaba sobre el puente y erosionaba el asfalto. De este modo privilegiamos la seguridad de los usuarios que circulan”.