Unas cien de las 300 personas que trabajaban en la planta de la minera brasileña Vale sepultada por desechos minerales tras la ruptura de una represa de esta compañía ya fueron localizadas y están fuera de peligro, afirmó el presidente de la mayor productora mundial de hierro, Fabio Schvartsman.

“Contábamos con unos 300 trabajadores en esa planta, pero no sabemos cuántos estaban en el lugar en el momento del accidente, aunque ya localizamos a unas 100”, afirmó el ejecutivo en una rueda de prensa en Río de Janeiro, adonde llegó este viernes procedente de Europa.

“Tampoco sabemos cuántos estaban en el restaurante de la planta, ya que era hora de almuerzo, ni cuántos en una de las edificaciones de la administración”, agregó el presidente del gigantesco minero tras admitir que ambos predios quedaron sepultados.