La imagen de un oso polar con la inscripción T-34 en su lomo causó la semana pasada sorpresa y críticas cuando el video se difundió a través de redes sociales y medios de comunicación.

Científicos rusos aclararon que al animal se le marcó de esa manera por una buena causa.

Según explicaron desde el Centro Ruso de la Exploración Ártica, este fue uno de los osos polares que hace un tiempo visitaron un vertedero de basura próximo a una población en el archipiélago de Nueva Zembla. Un grupo de científicos del Instituto Severtsov sobre Ecología y Evolución fue enviado al lugar para evaluar si suponían un peligro para los habitantes de dicho asentamiento humano del Ártico ruso.

Como muchos otros osos acosados por la crisis climática en le Ártico,T-34 visitó un vertedero cerca de un asentamiento humano, atemorizando a sus habitantes

El oso fue sedado y alejado de la población después de comprobar que se encontraba bien de salud y bien alimentado. El oso polar T-34 fue marcado a finales del pasado mes de noviembre “con pintura segura” que desaparece a las dos semanas, ha dicho Andréi Úmnikov, director del Centro Ruso de la Exploración Ártica al electrónico The Siberian Times.

El objetivo de tal marca era que los investigadores y la población local pudiese reconocer al animal si regresaba al vertedero.