El futbolista ya se había sometido a los estudios médicos previos a la firma del contrato, pero finalmente optó por no echar tinta al papel y tomarse un avión para regresar a Argentina.

Como ya lo había hecho público en las últimas semanas, su deseo es permanecer en Boca, aunque la alta cotización que impuso San Pablo (dueño del mayor porcentaje de su ficha) hizo que se estiraran las negociaciones.

Pese a que los dirigentes xeneizes no estaban del todo convencidos de retenerlo en el club debido a sus permanentes episodios extrafutbolísticos, en las últimas horas habrían igualado la oferta del club italiano para quedarse con sus servicios. ¿La cifra en puja? Cinco millones de dólares.

En las próximas horas, Centurión pisará suelo nacional nuevamente y hará el último esfuerzo para que San Pablo dé el sí y quede en condiciones de sellar su continuidad en la Ribera.