La Superfinal de la Copa Libertadores generó un flujo monetario muy importante para los clubes. Y la recaudación en el Monumental, la sede del partido definitorio, era un récord de taquilla. Los hinchas dejaron 100 millones de pesos en las boleterías. Hubo 66 mil espectadores el sábado en Núñez a la espera del clásico soñado. Pero no se pudo jugar. Tampoco el domingo.

Las noticias desde Asunción, en tanto, resultaron lapidarias: Conmebol informó que el partido se disputará -si es que finalmente tiene lugar- fuera del territorio argentino. Entonces, más desazón invadió al hincha de River. Y superada la nueva frustración, surgió una pregunta: ¿quién me devuelve el dinero de la entrada?

Con el fallo del Tribunal de Disciplina todavía en veremos, hubo varios socios que empezaron a contactarse en las redes sociales con una propuesta: iniciarle un juicio a la Conmebol y al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por daños y perjuicios. Es más, hasta en Change.org, la mayor plataforma de peticiones del mundo, hay una propuesta titulada “Socios de River -Acción Civil y Penal contra la CONMEBOL y el GCBA por daños y estafa”.
​Se amparan en las declaraciones de Horacio Rodríguez Larreta. El alcalde porteño responsabilizó al Ministro de Justicia y Seguridad, Martín Ocampo, quien debió renunciar presionado por el Poder Ejecutivo.

En el club, a fin de cuentas, consideran que nada tienen que ver con los incidentes que se produjeron en la esquina de Lidoro Quinteros y Libertador, donde un grupo de energúmenos emboscó el micro que trasladaba al plantel de Boca. Si hasta sospechan de la presencia de infiltrados, una versión incomprobable. Los agresores, en definitiva, tenían camisetas del Millonario.