River escribió una de las páginas más importantes de su historia, al conseguir su cuarta Copa Libertadores, dando vuelta el resultado frente a Boca, en alargue por 3 a 1, en la revancha de la final que se mudó al estadio “Santiago Bernabeu” de Madrid.

Darío “Pipa” Benedetto puso en ventaja a Boca, a los 44 minutos del primer tiempo, mientras que el “Oso” Lucas Pratto alcanzó la igualdad para el elenco de Núñez, a los 22 del complemento.

El conjunto boquense fue mejor en el primer tiempo, con un esquema cerrado, casi sin fisuras, y generando peligro, sobre todo en la pelota parada.

En tanto, River mejoró ostensiblemente en el segundo tiempo, el ingreso del colombiano Juan Fernando Quintero le dio más vuelo y logró una merecida igualdad.

Así fueron al suplementario, donde la expulsión del mediocampista colombiano Wilmar Barrios a los dos minutos, modificó la estructura del partido.

Otro colombiano, Juan Fernando Quintero, fue el encargado de romper la igualdad con un soberbio zurdazo a los cinco minutos del segundo tiempo del alargue.

Y con Boca desesperado por el empate, Gonzalo “Pity” Martínez corrió al arco vacío y liquidó la historia para hacer delirar a los hinchas “millonarios”.

De esta forma, River logró su cuarta Copa Libertadores, segunda bajo el mandato de Marcelo Gallardo, que se suma a las de 2015, 1996 y 1986.