River consiguió otro hito en la era Gallardo: derrotó 3-0 a Atlético Paranaense y se consagró campeón de la Recopa Sudamericana. Ignacio Fernández, de penal, abrió el marcador para el «Millonario». Y, en tiempo de descuento, Lucas Pratto y Matías Suárez estiraron la diferencia y lograron revertir el 0-1 que había sufrido el elenco de Núñez en Curitiba.

A los 13 minutos, tuvo la primera gran chance de gol: combinó por derecha y el control dejó a Ignacio Fernández de frente al arco; su remate hizo temblar el palo.

A los 17 minutos, Pratto cabeceó el centro preciso de Angileri, pero no le dio la potencia necesaria y atenazó el arquero Santos. Y a los 22, el portero se estiró para desviar el remate esquinado del «Oso».

A los 63 minutos, «Nacho» González ejecutó, Santos desvió, el balón dio en el palo, y el propio mediocampista tomó el rebote para anotar el 1-0.

Gallardo mandó al campo a Matías Suárez, con característica de asociación, por Borré, un delantero más directo. A los 75′, el ex Belgrano envió un buen centro que «Nacho» impactó mordido, en una buena posición. A esa altura, el desgaste empezó a notarse en River. Armani volvió a ser convocado cuatro minutos después, ante un intento de Renán Lodi: el guardameta sacó al córner.

Y Suárez fue la llave. Cuando el árbitro dio seis minutos de descuento, el delantero que irá a la Copa América le dio una habilitación magistral al incansable Pratto (ovacionado repetidamente), quien controló y definió por debajo del cuerpo del arquero. Y Suárez, gambeteando al portero, anotó el 3-0 para terminar de desatar la fiesta.