El equipo de Gallardo dominó claramente a Boca en el “Monumental” pero no pudo concretar sus oportunidades.  

El partido que más esperaban las dos hinchadas más populares del país fue un bodrio. En el “Monumental”, River y Boca empataron 0-0 en el Superclásico y no pudieron descontar en la pelea por el campeonato. El equipo de Marcelo Gallardo mereció un poco más, pero no pudo concretar las ocasiones que tuvo.

La primera chance del equipo “Millonario” llegó a través de Gabriel Mercado, a los 17 minutos, un rato después de que River se adueñara de la pelota. Tras un centro desde la izquierda de Leonel Vangioni, el lateral derecho apareció solo en la puerta del área chica y se esforzó para tocar la pelota y cruzar su remate pero ese disparo no tuvo precisión y se fue apenas desviado.

Hasta entonces, el local era más peligroso, especialmente por la izquierda, pero también con Nicolás Domingo, cambio de último momento de Gallardo, como el encargado de recuperar y distribuir el balón.

El doble 5 que puso el entrenador de River sobre la hora le permitió ganar el mediocampo en ese comienzo del encuentro. Con Ponzio junto a Domingo, los volantes de Boca, con el regreso de Rodrigo Bentancur para acompañar a Fernando Gago y Pablo Pérez, perdieron ese control que necesitaban para poder conectarse con Nicolás Lodeiro y Carlos Tevez.

Y fue uno de esos dos volantes de River el que tuvo la chance más peligrosa en lo que iba de encuentro. Después de un centro desde la derecha, Sebastián Driussi bajó la pelota de cabeza y Ponzio llegó para darle un toque. Agustín Orion, bien parado, evitó el gol.

La primera aproximación de Boca nació de un anticipo de Daniel Díaz en la puerta de su área. La pelota luego pasó por Tevez y quedó en los pies de Sebastián Palacios, quien sacó un fuerte remate al primer palo que controló Marcelo Barovero. Iban 35 minutos. Dos minutos después, Carlitos probó también desde lejos, con el mismo resultado.

Cuando parecía que Boca emparejaba el trámite y se acercaba cada vez más al arco rival, llegaría una nueva chance para River. A los 39, Driussi ganó por la izquierda, como lo hizo su equipo durante todo el primer tiempo, y sacó un buen centro bajo a la puerta del área. Allí apareció Rodrigo Mora, quien le ganó la posición al “Cata” Díaz y punteó la pelota que se estrelló contra el palo.

El comienzo de la segunda etapa mostró lo peor del partido. Hasta que River volvería a encontrar el dominio del juego. Primero lo tuvo Driussi, tras presionar la salida de Leonardo Jara, pero su remate se fue muy desviado. Un ratito después, “Nacho” Fernández encontró dentro del área un mal despeje de un defensor y sacó una volea que murió en las manos del arquero.

Los técnicos movieron los bancos en busca del juego perdido. Gallardo puso a “Pity” Martínez, a Iván Alonso y a “Lucho” González y desarmó el doble cinco. El “Mellizo” sacó a Bentancur y metió a Marcelo Meli. Después cambió fichas con Andrés Chávez por Palacios y finalmente con Nicolás Colazo por el amonestado Pablo Pérez. Pero el trámite del partido siguió siendo el mismo.

Cerca del final, River tendría una chance más para ganar el partido. Martínez tiró un centro desde la izquierda, Alonso no llegó a conectar y, cuando no se la esperaba, la pelota le quedó a Mora, que no supo definir de primera.

Así se fue el Superclásico. No fue para River ni para Boca. Quedó en un pobre empate en el que el local mereció mucho más. Pero así es el fútbol, para ganar hay que convertir las situaciones de peligro y el “Millonario” no lo hizo.