Un grupo de delincuentes lograron llevarse más de $350.000 de una conocida panadería ubicada en avenida España a metros de Colón. Según fuentes policiales, la suma “estaba destinada a los sueldos del personal”.

El jueves, los empleados terminaron su turno y se retiraron como lo hacen cotidianamente a las 23. Quien quedó trabajando en la madrugada fue el panadero.

Alrededor de las 2 se vio sorprendido por un grupo de delincuentes que ingresaron al lugar con la cara cubierta. Lo ataron, taparon las cámaras de seguridad y procedieron a llevarse el botín.

Lograron apoderarse de tres cajas fuertes, de las cuales dos son de la oficina del dueño y la restante del tesorero. Para llevárselas robaron un vehículo tipo utilitario de la panadería.

Cuando el panadero logró soltarse las ataduras, alrededor de las 5, llamó a la Policía. El personal de la Comisaría 6° efectuó la inspección ocular para tomar evidencias, pero no lograron conseguir muestras de huellas dactilares  ya que “los delincuentes utilizaron guantes”.

Horas más tarde, los efectivos de la comisaría 6° encontraron la camioneta Fiat Fiorino de la panadería en la avenida España hacia la zona oeste, pasando el club Defensores.

Los efectivos tienen las grabaciones de las cámaras de seguridad y las fotos del escenario que dejó el hecho delictivo, por lo que están investigando para dar con los delincuentes.

Se les tomó declaraciones a algunos empleados y siguen recibiendo testimonios de otros, ya que en la panadería cuenta con un plantel de 20 trabajadores. También se registraron declaraciones de personas que “se encontraban en la zona”.

Los vecinos estaban sorprendidos ya “que nadie escuchó nada”.  Con el correr de las horas, trascendió la información por lo que se acercaron a consultar “qué se llevaron” y “cómo se encontraba el panadero”.

Fuente: El Chorrillero