Estaba a cargo de la agrupación Unidades Especiales de la policía rosarina. Dos ladrones quisieron asaltar el local donde trabaja su hijo, intentó impedirlo y lo asesinaron.

El jefe de Unidades Especiales de la policía santafesina con jurisdicción en Rosario, Guillermo Morgans, fue asesinado a tiros durante un robo el comercio donde trabaja uno de sus hijos.

Todo sucedió en un local de pago de facturas de servicios, ubicado en en Rodríguez al 200 del macrocentro de Rosario. Pasadas las 15.30, dos delincuentes ingresaron al comercio y bajo amenazas quisieron apoderarse de la recaudación del día.

El comisario, que se encontraba en el lugar ya que su hijo administra el comercio, advirtió la situación y se generó un tiroteo: uno de los tiros fue en la cabeza y el jefe policial murió. Mientras, los delincuentes se retiraron caminando.

Fuentes de la investigación señalaron que en el negocio se encontraron más de 10 vainas servidas calibre 9 milímetros y que el jefe policial habría sido rematado con el tiro en la cabeza, ya que fue realizado desde muy corta distancia.

El Rapipago cuenta con cámaras de vigilancia y también hay otras en las inmediaciones, las que habrían registrado el homicidio y el escape de los delincuentes.

El comisario Morgans era padre de dos hijos, había ingresado a la fuerza en 1990 y estaba a cargo desde el mes de febrero pasado de la Agrupación Unidades Especiales, de la que dependen las secciones Sustracción de Automotores, Brigada de Investigaciones, Análisis Delictivo, Seguridad Personal y Leyes Especiales.

Las actuaciones sumariales se encuentran a cargo de la División Judiciales, con intervención del fiscal Florentino Malaponte, de los Tribunales provinciales de esta ciudad.