Un hombre de 64 años murió en la sala de espera del Hospital Provincial del Centenario en Rosario después de esperar durante cinco horas que lo atendieran. El hombre sufría de diabetes y alcoholismo crónico y murió en una silla de ruedas.

El episodio ocurrió el martes pasado, cuando Juan Carlos Borini llegó para ser atendido en el efector público. De acuerdo al subsecretario de Tercer Nivel del Ministerio de Salud, Adrián Rascón, el paciente no presentaba un cuadro “de gravedad”.

El hombre dijo sentirse descompuesto y con dificultades para respirar. Llegó alrededor de las 16 y a las 21.30 se confirmó su desfallecimiento que fue advertido por otros pacientes que aguardaban en el lugar para ser atendidos.