LA PRESIDENTA DE BRASIL, DILMA ROUSSEFF, ASEGURÓ QUE LA DETENCIÓN DEL SENADOR DELCÍDIO AMARAL, LÍDER DEL BLOQUE OFICIALISTA EN EL SENADO, LA DEJÓ “PERPLEJA”, MIENTRAS QUE EL TITULAR DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS, EDUARDO CUNHA, FUE NUEVAMENTE DENUNCIADO POR RECIBIR UN SOBORNO MILLONARIO DE UN BANQUERO INVOLUCRADO EN EL CASO DE CORRUPCIÓN EN PETROBRAS.

Rousseff habló hoy por primera vez de la detención del senador Amaral y dijo a periodistas que la noticia le generó “dos sentimientos”. “Me dejó perpleja. No esperaba que esto sucediera. Nadie lo esperaba”, advirtió en tono coloquial la mandataria en París, donde participa de la cumbre COP21 sobre cambio climático.

Amaral permanece en prisión preventiva desde el miércoles cuando trascendieron grabaciones en las cuales ofrecía dinero, rutas de escape a España e influencia política al ex directivo de Petrobras, Néstor Cerveró, para que no revelara la participación del senador y del banquero André Esteves, también detenido, en el esquema de desvío de fondos públicos de la petrolera estatal.

La detención reavivó la crisis política ante una oposición que retomó su intento de juicio político contra la presidenta complicada debido a que la inédita decisión del máximo tribunal de justicia de detener al senador generó un clima de tensión dentro del Congreso.

“La cuestión del impeachment (juicio político) nunca estuvo adormecida, pues continúan en pie las razones objetivas que llevaron a que ese tema sea discutido”, afirmó días atrás el senador Aécio Neves, líder del opositor Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) y ex candidato presidencial derrotado por Rousseff en octubre de 2014.

Por su parte, el líder de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, uno de los principales opositores al gobierno pese a formar parte del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) de la base aliada oficialista y acusado de lavado de dinero, anunció días atrás que esta semana podría reactivar la tramitación de alguno de los proyectos de juicio político contra la jefa de Estado.

No obstante, Cunha fue denunciado hoy por recibir un soborno millonario de un banquero involucrado en el caso Petrobras, al tiempo que la Justicia suiza lo acusó de obstruir las investigaciones de sus cuentas secretas donde depositó dinero mal habido.

Según la denuncia, Cunha recibió el equivalente a poco menos de 12 millones de dólares del banquero André Esteves, del BTG Pactual, recientemente preso junto al senador Amaral por su participación en el escándalo en la petrolera estatal Petrobras, conocido como el Petrolao.

“A cambio de una enmienda parlamentaria a la Medida Provisoria 608 (de 2013) el banco BTG Pactual pagó al diputado Eduardo Cunha 45 millones de reales”, señala un apunte incautado por la policía en el domicilio de uno de los detenidos el miércoles pasado, en el operativo contra la red de corrupción en Petrobras.

Luego de recibir esa documentación, la Procuraduría General abrió una investigación para confirmar si el banco BTG Pactual, de Esteves, pagó el referido soborno a Cunha, según reportó hoy la Agencia Brasil.

Cunha calificó como “absurda” esa imputación mientras su abogado prefirió no formular declaraciones hasta contar con más detalles de los papeles sobre los que trabajan los expertos de la Procuraduría General.

El parlamentario insinuó que esos papeles que lo involucran con la corrupción habrían sido “montados” por los fiscales para perjudicarlo.

Cunha ya era objeto de investigación por el cobro de sobornos dentro del esquema de corrupción en Petrobras, que aparentemente fueron depositados en cuentas suizas descubiertas por fiscales helvéticos.

En ese sentido se informó hoy que la Procuraduría suiza impuso una multa a Cunha y su esposa por obstruir el envío a Brasil de los extractos de sus depósitos en el Banco Julius Baer.

Los fiscales suizos concluyeron meses atrás que Cunha ocultó cinco millones de dólares originados en el cobro de propinas relacionados con empresas que firmaron contratos con Petrobras. Por estas acusaciones, varios partidos denunciaron a Cunha en el Consejo de Ética de la Cámara Baja que mañana se pronunciará sobre el caso.

En este marco, Rousseff desde París anticipó su retorno a Brasil y el Boletín Oficial publicó hoy un decreto que congela las erogaciones del gobierno en unos 2.800 millones de dólares hasta que el Congreso apruebe la corrección del presupuesto que prevé un déficit fiscal del orden de los 13.000 millones de dólares.

Según analistas citados por la agencia Ansa, el regreso anticipado de la presidenta también responde a la necesidad de supervisar las negociaciones en el Congreso para la aprobación del déficit fiscal. Sin el senador Amaral, próximo a Rousseff, el gobierno deberá escoger otro parlamentario para que encabece las negociaciones en el Congreso con vistas a la aprobación del déficit, que de ocurrir permitirá anular el decreto de bloqueo de gastos gubernamentales.

La jornada además hoy sumó la renuncia del presidente del Consejo de Administración de Petrobras, Murilo Ferreira, director también de la minera Vale, quien disfrutaba de una licencia desde septiembre pasado.

Desde septiembre el consejero Luiz Nelson Guedes de Carvalho ejerció interinamente como presidente del Consejo, donde seguirá al menos hasta la próxima reunión ordinaria, agregó la petrolera en un escueto comunicado. Ni Ferreira ni Petrobras, informaron en septiembre de las razones de la licencia como tampoco aclararon hoy el motivo de la renuncia definitiva.