La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, declaró este viernes que tras el ataque de los Estados Unidos a Bagdad, el mundo se enfrentó a «una nueva realidad».

Según Zajárova, se trata de «un hecho extremadamente importante, que lleva la situación en un plano completamente distinto».

Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia habían declarado a temprana hora a RIA Novosti que Moscú considera «el asesinato de [Qassem] Soleimani como resultado de un ataque conmisiles estadounidense […] como un paso aventurado que conducirá a un aumento de tensión en toda la región».

Asimismo, expresaron sinceras condolencias al pueblo iraní en relación con el asesinato del general Qassem Soleimani.

Mientras tanto, el líder supremo de Irán, ayatolá Alí Hoseiní Jameneí, nombró al general de brigada Esmail Ghaani como

comandante de la Fuerza Quds, unidad de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria de Irán, después de que el antiguo jefe de esta división fuera asesinado.

En Irak, las dos coaliciones más grandes del Parlamento de Irak, Saairun y la Alianza Al Fatah, instaron este viernes a expulsar a las tropas extranjeras del territorio del país luego del ataque perpetrado por la aviación estadounidense.

El hecho también tuvo su repercusión en Israel, donde el primer ministro, Benjamin Netanyahu, interrumpió su viaje a Grecia debido al asesinato del general iraní Soleimani.

Varios miembros del Partido Demócrata de los Estados Unidos criticaron fuertemente este viernes la decisión del presidente Donald Trump de llevar a cabo un ataque de misiles cerca del aeropuerto internacional de Bagdad.