En el Nuevo Gasómetro, el conjunto de Bauza se impuso 5-0 con tantos de Matos, Mas -2-, Mercier y Buffarini, en el partido de ida de una de las semifinales. El miércoles próximo jugará la revancha en La Paz.

Tuvieron que armarse de paciencia. Los 40.000 que coparon el estadio Pedro Bidegain y los otros miles que lo vivieron a la distancia. Setenta días pasaron desde el 1-1 conseguido en el Mineirao ante Cruzeiro, que permitió atravesar los cuartos de final de la Copa Libertadores. Setenta días debieron aguardar para dar otra vuelta en la calesita de la esperanza, tratando de manotear esa sortija históricamente esquiva. Porque San Lorenzo goleó 5-0 a Bolívar en el encuentro de ida de una de las semifinales del principal certamen continental y quedó en una inmejorable posición para la vuelta, que se disputará el miércoles próximo en La Paz.

Con la consigna de hacer la diferencia en casa para viajar con un margen de tranquilidad a La Paz, el conjunto de Edgardo Bauza mostró sus intenciones desde el pitazo inicial y muy poco tardó en pegar. Cuando apenas se habían jugado 5 minutos, Leandro Romagnoli despachó un tiro libre desde la izquierda, la defensa marcó muy mal, Romel Quiñónez llegó tarde a cortar el envío y Mauro Matos, ligeramente adelantado, anticipó de cabeza para establecer el 1-0.

Ya con la ventaja en el bolsillo y sin ser brillante, el local fue construyendo una marcada superioridad en un encuentro muy áspero y disputado en el medio, con chispazos de Romagnoli y de Ignacio Piatti, ante un rival que venía de eliminar a León de México y Lanús con muy buenas actuaciones como visitante, pero que esta vez no respondió de la misma manera.

Con la misma fórmula de la apertura, el Ciclón llegó al segundo gol y al alivio a los 27 minutos. Romagnoli se hizo cargo de un tiro libre, esta vez desde la derecha, la defensa nuevamente marcó mal, Quiñónez salió peor y no tuvo reacción ante el anticipo goleador de Emmanuel Mas. Antes del final de la etapa tuvo chances de estirar aún más la renta, la más clara con una maniobra individual de Piatti por la izquierda, que terminó con un remate cruzado que controló el guardavalla boliviano.

Para el complemento, el vasco Xabier Azkargorta intentó fortalecer el ataque de su equipo con los ingresos de José Luis Chávez y el ecuatoriano Carlos Tenorio, aunque a Bolívar le costó muchísimo hilar juego ante un rival que nunca cedió el control del duelo y cada vez que puso el pie en el acelerador, asustó.

Así, a los 24 minutos San Lorenzo le puso cifras de goleada al duelo, una vez más favorecido por un error en la defensa de su adversario: Juan Mercier anticipó en su campo, encaró, intentó combinar con Martín Cauteruccio (quien había reemplazado a Matos) y encontró el anticipo de Luis Gutiérrez, pero el zaguero visitante cerró pésimo y le devolvió la pared al mediocampista central del Ciclón, que sentenció con un disparo rasante y marcó su primer gol con la camiseta del Ciclón.

Como si con ello no fuera suficiente, cuatro minutos después Julio Buffarini (fue amonestado y no podrá disputar la revancha) pescó el balón en el círculo central, tras una salida corta de la defensa, trepó, se animó y sacó un derechazo que la débil resistencia de Quiñónez no pudo detener. Y a tres minutos del cierre, el repatriado Pablo Barrientos (habían entrado por Romagnoli) despachó un tiro libre desde la izquierda, la zaga boliviana marcó tan mal como toda la noche, Mas anticipó en el primer palo y selló el 5-0 definitivo, que dejó a los de Bauza con un pie y medio en la final.