Esa Copa Argentina que le viene siendo esquiva a San Lorenzo y que una vez más parecía darle la espalda le terminó regalándole una alegría en Rosario. Perdía 2-0, pero lo remontó, empató 2-2 y terminó ganando 3-1 en los penales. Así, el equipo de Claudio Biaggio dejó en el camino a Colón y ahora va por Estudiantes en los octavos de final.

Colón intentó explotar las bandas a buen ritmo con Clemente Rodríguez y Chancalay. Y así llegó al primer gol. Tras una proyección del volante derecho y el anticipo de Leguizamón. Luego, aumentó la diferencia a través de la vía aérea con un cabezazo de Fritzler. Parecía historia culminada.

San Lorenzo reaccionó. Tiene amor propio el equipo del Pampa. Con más vergüenza que fútbol, fue a buscar. Y en una ráfaga cambió el partido. Reniero ganó dos veces de arriba y lo empató. Y cuando Colón estaba confundido, Ortiz metió la mano tras un centro de Mouche. Penal.

Burián le sacó el remate a Nicolás Blandi con los pies. A San Lorenzo le quedó atragantado el grito en los 90 minutos. El esfuerzo por dar vuelta el partido debió esperar un rato más. Y el nudo se desató en los penales, en los que Navarro se lució al atajar dos remates para que San Lorenzo siga en la apasionante Copa Argentina.