“La Provincia no firmará el consenso fiscal porque implica desistir de los procesos judiciales vinculados a la coparticipación federal sin ninguna compensación”, explicó el gobernador ante el plenario del que participaron senadores, gobernadores y  los ministros de Hacienda, del Interior y de Trabajo, Nicolás Dujovne, Rogelio Frigerio y Jorge Triacca, respectivamente.

Rodríguez Saá recordó que desde hace 2 años el Gobierno nacional no atiende al Ejecutivo provincial ni se ocupa del reclamo de una deuda legítima: “Nos encanta el diálogo y queremos favorecerlo, pero cada vez que llamamos a los teléfonos de los ministros nos responden ‘dice mi papá que no está”.

“Tengo una nota que enviamos a la Corte sobre el fracaso del diálogo, que había otorgado 30 días y que vence mañana viernes. Igual nota presentamos el 10 de octubre con copia al presidente de la Nación pidiendo audiencia y la respuesta fue otra vez ‘dice mi papá que no está’”, ilustró el mandatario puntano.

Expresó además que la provincia de San Luis no pertenece a ninguna liga de gobernadores, ya que “es autónoma y por lo tanto no hay quien hable por ella; entendemos que el Gobierno nacional propone un consenso fiscal, porque quiere disminuir o anular el potencial stock de deuda que tiene con las 24 jurisdicciones, lo que lo habilitaría a seguir endeudándose a nivel internacional  y,  principalmente,  por los juicios con sentencia firme ganados por San Luis y Santa Fe, referidos a la ANSES y AFIP, y una potencial sentencia a favor de Buenos Aires por el Fondo del Conurbano”.

Consideró que éste es un problema de la Nación Argentina y que “se ha creado un mito sobre este tema; la provincia de Buenos Aires no ha demandado al resto de las provincias; ¿Por qué firmaron otras provincias? Lo habrán hecho por conveniencia, porque tienen problemas con su independencia económica, presupuestos desequilibrados, poseen deuda pública nacional e internacional, o problemas con las cajas previsionales”, agregó.

Fuente ANSL