Poco menos de tres horas le tomó sacarse de encima al español Jaume Munar, nacido en la pequeña localidad de Santañí, en la isla de Mallorca, y formado en la academia de Rafael Nadal. Fue por 6-2, 6-0, 5-7 y 6-2 la victoria que le permitió a Schwartzman, que venía de batir a Federico Delbonis en sets corridos en el debut, instalarse en la tercera ronda del certamen.

No fue sencillo el arranque para el porteño, 13° en el ranking de la ATP, ante el ascendente Munar, de 21 años y 85° jugador del escalafón mundial (es su mejor posición histórica). Más que nada por el errático inicio a ambos lados de la red: se quebraron el servicio tres veces en los primeros cuatro games.

En el quinto juego, cuando parecía que la tendencia se extendería, Peque consiguió levantar cuatro break points y se adelantó 4-2. Fue el despertador que le permitió encaminar el parcial, que logró llevarse en 42 minutos tras un drive ancho de Munar pese a sus 15 errores no forzados.