El porteño Diego Schwartzman, 14 del ranking mundial y principal raqueta albiceleste en el equipo de Copa Davis que jugará las finales en Madrid dentro de diez días, admitió hoy que será «una linda prueba» ser líder y enfrentar a los mejores rivales en el nuevo formato de la competencia.

«Es un formato distinto, no sabemos cómo va a funcionar, seguramente lo van a intentar hacer de una manera espectacular para demostrar que es una buena decisión, para nosotros es algo distinto porque ya sabemos hace meses dónde vamos a jugar, en qué superficie, contra qué rivales, pero después vuelve a ser lo mismo sin el formato de local-visitante», explicó en conferencia de prensa, previo al viaje a Madrid pautado para el próximo domingo.

El «Peque», a sus 27 años, goza del mejor momento de su carrera, porque además de ser la principal raqueta albiceleste, ganó un título en el año (Viena), perdió la final del ATP de Buenos Aires y acumuló 39 victorias y 24 derrotas.