Será mediante una resolución del Ministerio de Seguridad, el lunes. Por quinta vez, el Senado no la pudo tratar.

Horas después del quinto fracaso de la votación del proyecto en el Senado bonaerense, Daniel Scioli anunció esta noche que impondrá la Policía local desde el Ejecutivo y sin ley. Será a través de una resolución del ministro de Seguridad, Alejandro Granados, y el texto será idéntico al que envió a la Legislatura y quedó empantanado por diferencias con la oposición, encabezada por el massismo, que derivó en un empate permanente en la Cámara Alta.

“La pulseada política no puede poner en riesgo la creación de una fuerza de aproximación y prevención, con fuerte compromiso local”, explicó el gobernador. La decisión la dio a conocer en el programa Código Político, que se emite por el canal de cable Todo Noticias. “Quiero llevarle tranquilidad a la población, más allá de la dinámica y las alternativas que tomó el debate legislativo, y del esfuerzo de mi vicegobernador, que no alcanzó”, agregó.

Scioli reveló, además, que el lunes Granados firmará la resolución “de acuerdo a las facultades que le da la Ley de Policía Provincial y que nos permitió crear la fuerza rural”, según precisó. Tras un rápido análisis de la norma, decidió esquivar la vía del decretazo. La nueva fuerza se llamará “Policía de Prevención Local” y podrá funcionar en los municipios de más de 70 mil habitantes. Los intendentes alineados con Massa le exigían autonomía presupuestaria, que el gobernador se negó a conceder.

En sus declaraciones, Scioli le apuntó a los bloques opositores, sobre todo el que responde a Sergio Massa, por “haber cambiado de posición después de apoyar la sanción en la Cámara de Diputados”. De hecho, al Senado sólo le faltaba definir la votación en particular para sancionar la ley. Ante la imposibilidad de destrabar la votación, Mariotto consensuó ayer temprano con todas las bancadas la devolución del proyecto a comisión, para tratar de explorar un acuerdo.

Había trascendido que el oficialismo negociaba una nueva ley con la oposición y ya se hablaba de concesiones mutuas. Pero Scioli desautorizó las gestiones y tras consultas con Granados y el Departamento Jurídico de la Provincia, resolvió avanzar por su lado. “Soy hombre de acción y de buscar soluciones a los problemas”, afirmó en “Código Político”.

El debate sobre la Policía local creció en la Provincia por el crecimiento de los índice de delito, que colocaron al tema de la inseguridad al tope de las preocupaciones de los bonaerense, tal como sucede en otros distritos. La pulseada con el massismo se explica en la competencia entre el líder del Frente Renovador y el gobernador, que mantiene sus vínculos con la Rosada, para la carrera presidencial de 2015. Y las propuestas sobre seguridad pública son prioritarias en sus respectivas campañas.

El massismo atribuye al Ejecutivo inconsistencia en el proyecto, como las formas de financiamiento de la fuerza. Desde la Gobernación adjudicaban a Massa “mezquidad política para dejar sin una herramienta de prevención a los municipios”. La noticia de una negociación entre Mariotto y sectores sciolistas con Massa y otros opositores habían desatado fuertes cruces dentro del propio oficialismo. El diputado sabbatellista Marcelo Saín acusó a Granados de “militar contra la ley”. Y el senador Mario Ishii trató de aprovechar para que se vote su proyecto alternativo.