El jefe del Programa Epidemiología y Bioestadística, Marcelo Riera, confirmó este jueves el noveno caso importado de la enfermedad vectorial. Se trata de un hombre de 27 años que vive en la ciudad de Villa Mercedes, quien habría contraído la enfermedad en la provincia del Chaco. El paciente permanece internado y estable. 

 

Este jueves se confirmó el noveno caso importado de dengue en San Luis. Se detectó en el nodo de Epidemiología del Policlínico Regional “Juan Domingo Perón”, dependiente del Servicio Coordinación de Vigilancia en Salud.

El caso fue confirmado por parte del Laboratorio central, del citado hospital mediante la técnica AgNS1, estudio que resultó positivo.

Se trata de un paciente de sexo masculino, de 27 años de edad, oriundo de la ciudad de Villa Mercedes, en el departamento Pedernera, quien presentó nexo epidemiológico con la provincia del Chaco, al norte del país.

El paciente se encuentra internado bajo aislamiento en la Clínica del Niño en condiciones clínicas estables y sin signos a la fecha de complicación por esta entidad nosológica.

En cuanto a la intervención, el Servicio Coordinación de Vectores se encuentra coordinando las acciones de bloqueo en la vivienda del caso índice y alrededores.

Mientras que el Servicio Coordinación de Vigilancia en Salud intensificó la pronta y oportuna notificación de SFIA (síndrome febril inespecífico agudo) y activó la búsqueda activa comunitaria.

¿Qué es el dengue?

El dengue es una enfermedad vírica transmitida por mosquitos que se ha propagado rápidamente en todas las regiones de la OMS en los últimos años. El virus del dengue se transmite por mosquitos hembra principalmente de la especie Aedes aegypti y, en menor grado, de Aedes albopictus. La enfermedad está muy extendida en los trópicos, con variaciones locales en el riesgo, que dependen en gran medida de las precipitaciones, la temperatura y la urbanización rápida sin planificar.

El dengue grave (conocido anteriormente como dengue hemorrágico) fue identificado por vez primera en los años cincuenta del siglo pasado, durante una epidemia de la enfermedad en Filipinas y Tailandia. Hoy en día, afecta a la mayor parte de los países de Asia y América Latina y se ha convertido en una de las causas principales de hospitalización y muerte en los niños de dichas regiones.

Se conocen cuatro serotipos distintos, pero estrechamente emparentados, del virus: DEN-1, DEN-2, DEN-3 y DEN-4. Cuando una persona se recupera de la infección adquiere inmunidad de por vida contra el serotipo en particular. Sin embargo, la inmunidad cruzada a los otros serotipos es parcial y temporal. Las infecciones posteriores causadas por otros serotipos aumentan el riesgo de padecer el dengue grave.

Transmisión

El vector principal del dengue es el mosquito Aedes aegypti. El virus se transmite a los seres humanos por la picadura de mosquitos hembra infectadas. Tras un período de incubación del virus, que dura entre 4 y 10 días, un mosquito infectado puede transmitir el agente patógeno durante toda la vida. Las personas infectadas son los portadores y multiplicadores principales del virus, y los mosquitos se infectan al picarlas. Tras la aparición de los primeros síntomas, las personas infectadas con el virus pueden transmitir la infección (durante 4 o 5 días, 12 días como máximo) a los mosquitos Aedes.

El mosquito Aedes aegypti vive en hábitats urbanos y se reproduce principalmente en recipientes artificiales. A diferencia de otros mosquitos, este se alimenta durante el día; los períodos en que se intensifican las picaduras son el principio de la mañana y el atardecer, antes de que oscurezca. En cada período de alimentación, el mosquito hembra pica a muchas personas.

Prevención y control

Hoy por hoy, el único método para controlar o prevenir la transmisión del virus del dengue consiste en luchar contra los mosquitos vectores:

* Evitar que los mosquitos encuentren lugares donde depositar sus huevecillos aplicando el ordenamiento y la modificación del medioambiente.

* Eliminar correctamente los desechos sólidos y los posibles hábitats artificiales.

* Cubrir, vaciar y limpiar cada semana los recipientes donde se almacena agua para uso doméstico.

* Utilizar protección personal en el hogar, como mosquiteros en las ventanas, usar ropa de manga larga, materiales tratados con insecticidas, espirales y vaporizadores.

* Mejorar la participación y movilización comunitarias para lograr el control constante del vector.

* Se debe vigilar activamente los vectores para determinar la eficacia de las medidas de control.