El delantero arribará esta madrugada a Carrasco tras haber sido expulsado por la FIFA del Mundial. El presidente uruguayo estuvo junto a una multitud esperando al futbolista, pero ante la noticia de su demora desde Natal el mandatario decidió volver a su domicilio.

Es una cuestión de Estado. Según informa la prensa uruguaya, el presidente de Uruguay, José Mujica, estuvo en el Aeropuerto Internacional de Carrasco, en Montevideo, para recibir al delantero Luis Suárez, sancionado por la FIFA con nueve partidos oficiales y 4 meses sin poder ingresar a un estadio donde juegue su selección. Pero como el vuelo proveniente de Natal se demoró, el mandatario decidió abandonar la vigilia y se dirigió a su domicilio.

La pena le cayó al futbolista tras haber mordido en el hombro al defensor italiano Giorgio Chiellini en el 1-0 del equipo de Oscar Tabárez sobre los europeos, que clasificó a los uruguayos a los octavos de final.

Suárez dejó la concentración de Uruguay en Natal y se subirá a un vuelo privado rumbo a Montevideo que llegará esta madrugada. Allí, a pesar del frío, lo espera una multitud con pancartas, banderas y consignas contra la entidad madre del fútbol mundial, que organiza la Copa del Mundo en Brasil.

Suárez será recogido en la pista de aterrizaje y luego será trasladado a su domicilio. Por las redes sociales se habían organizado eventos tanto para ir a esperarlo al aeropuerto como un supuesto cacerolazo en la explanada de la Intendencia. Sin embargo, nadie podrá verlo en el aeropuerto ya que al ser transportado desde la propia pista, no habrá ninguna posibilidad de tener contacto directo con el jugador nacido en Salto.